martes, 27 de diciembre de 2011

PressPeople, finalista como mejor iniciativa online de España y Latinoamérica en 2011

PressPeople ha sido seleccionado por el blog tecnológico Genbeta como uno de los 10 mejores proyectos online de España y Latinoamérica en 2011. El ganador será el que consiga más votos entre los usuarios de la página hasta el 31 de diciembre a las 23.45.

Desde PressPeople queremos agradecer a Genbeta el haber sido seleccionados pese a que todavía nos queda un largo camino por delante. PressPeople es una web de información pensada para periodistas, blogueros o cualquier interesado en la actualidad. Aunque todavía estamos prácticamente en fase Beta y no tenemos incorporadas la mayoría de las aplicaciones que formarán parte del proyecto, PressPeople ya se ha convertido en una herramienta útil para cientos de periodistas.

Estamos especialmente satisfechos por compartir nominación con empresas muy potentes que tienen detrás fuertes inversiones y que ya han demostrado su solidez. Nosotros todavía tenemos mucho que demostrar, pero esperamos que en 2012 podamos ir consolidándonos.

martes, 13 de diciembre de 2011

"Jot Down surge del mal humor que nos provoca cargar con cinco revistas para leer todo lo que nos interesa"

Una ráfaga de aire fresco lleva recorriendo desde hace unos meses el mundo del periodismo en Internet. Hay una revista online que ha conseguido un cóctel envidiable: una voz propia, rasgos que le diferencian de la ingente oferta informativa que existe en la red, contenidos trabajados de gran calidad y firmas dignas de la cabecera más potente. Es Jot Down Magazine, un proyecto que surge de dos personas ajenas al periodismo. "Quizás por eso somos distintos. Los entrevistados, muchos de los cuales son periodistas, nos dicen que no estamos contaminados", cuentan sus fundadores.

Jot Down llega con un formato que desafía lo establecido. Desde que vio la luz en mayo, usa el blanco y negro como rasgo distintivo y no tiene complejos en presentar en Internet una entrevista de 12.000 palabras (lo que puede equivaler a 14 páginas de periódico, por ejemplo) para que la lea quien se atreva con ella.

Desde casi el principio se han hecho con un hueco en el ciberespacio y con el respeto de la profesión periodística, gracias a entrevistas profundas a personajes como Ramón Trecet, o a este encuentro entre dos maestros, Enric González y José Martí Gómez.

El proyecto, que nace en la web, tiene vocación de convertirse en papel en unos meses. Pero en la red ya han conseguido la atención de 150.000 internatuas, que generan 400.000 páginas vistas mensuales. Nacen con diez periodistas en plantilla y una extensa red que ya suma 85 colaboradores. En PressPeople hemos hablado con sus responsables, y les hemos hecho la primera entrevista que conceden. Responde Ángel Fernández, cofundador de Jot Down.

¿Es Jot Down una revista con página web o una página con revista?
Jot Down Magazine es una revista que pretendía arrancar desde los quioscos, pero uno de esos expertos con bigote al que consultamos nos convenció de que no era buena idea teniendo en cuenta los tiempos que corren y, sobre todo, nuestra nula experiencia en el sector. De modo que decidimos transformar la idea inicial en una versión digital lo más aproximada posible; el riesgo (y su prima) es infinitamente menor y, al mismo tiempo, sabremos si el producto tiene la aceptación suficiente como para llevarlo a imprenta.

¿Cómo surge el proyecto?
El proyecto surge de la inquietud cultural, por una parte, y del mal humor que nos provoca tener que cargar cada mes con cinco o seis revistas distintas para conseguir, más o menos, leer todo lo que nos interesa.

¿Cuáles son vuestros objetivos?
Nuestro objetivo es consolidarnos a medio plazo como uno de los magazines culturales de referencia en España. Durante 2012 haremos una versión en inglés de todos nuestros contenidos.

¿Cuál es el modelo de negocio de Jot Down?
Nuestro proyecto se centra en la divulgación de la cultura y las ideas desde parámetros clásicos huyendo del sensacionalismo y profundizando en los temas que abordamos. Entre nuestras apuestas a corto plazo está, por ejemplo, la puesta en marcha de una tienda de libros electrónicos especializada en ensayos científicos.

En plena doble crisis (económica y de la prensa) salís con una publicación de textos amplios, de análisis, opinión, entrevistas a fondo. ¿Pasa por ahí el futuro del periodismo?
Lo que sabemos es que desde el principio vamos contracorriente, cuando nos hemos limitado a hacer las cosas tal y como creemos que debemos hacerlas. ¿El futuro? Supongo que dependerá de las pretensiones de cada medio en cuanto al tipo de lector al que pretende llegar. Nosotros lo tenemos muy claro desde el inicio y por el momento los resultados están muy por encima de lo que habíamos previsto en cuanto a respuesta.

En la web desafiais todas las supuestas normas de Internet. ¿La gente se lee en la red entrevistas de 12.000 palabras?
Nuestra desfachatez llega hasta el punto de negarnos a entrevistar a personajes que no nos pueden/quieren dedicar como mínimo una hora. Supongo que también estaremos desafiando alguna norma haciendo esto, pero es completamente absurdo intentar obtener un resultado interesante en una charla de quince o veinte minutos. Pasados esos quince-veinte minutos iniciales es, precisamente, cuando el personaje empieza a relajarse si la conversación se conduce debidamente. Aunque parezca un disparate editamos muchísimo, pero también queda muchísima enjundia. Y esto, el lector, lo aprecia y lo agradece.

¿Cuál es vuestra concepción de la web? ¿Se diferencia en algo de la del papel?
Es lo más aproximado a lo que llevaríamos a los quioscos. Aunque seguimos haciendo modificaciones sobre la marcha y mejorará progresivamente.

¿Por qué el blanco y negro en las fotografías?
Como una película en la que aparecen personajes actuales, nuestros entrevistados, pero con los decorados de las oficinas de "El Apartamento", de Billy Wilder. El blanco y negro es temporal. En una portada en blanco y negro las imágenes del último estreno cinematográfico o de la entrevista más reciente están en igualdad de condiciones con la cubierta del "A love supreme" de Coltrane o de un fotograma de "Solo ante el peligro". Es una manera de superar esa barrera que el color crea entre dos épocas. Para nosotros todo forma parte del mismo ámbito cultural: "ponlos a todos en blanco y negro, cada lector reconocerá a los suyos". Es la Nueva York de Sinatra, la Roma de "La dolce vita" o la Viena de "El tercer hombre"; lugares por donde todo el mundo ha querido caminar alguna vez.

¿Cómo un medio tan joven consiguió firmas como la de Enric González?
Suponemos que se debe por una parte a que les gusta lo que hacemos y, por otra, a que somos lo suficientemente perseverantes cuando se trata de cumplir objetivos. He de decirte no obstante que aún ahora, cuando accedo por la mañana temprano a la web, lo primero que hago es asegurarme de que todos están en sus sitios, donde los dejé por la noche, por si solo se trata de un sueño.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Todos ganan con el Estudio General de Medios (EGM)

Si está harto de noticias negativas, busque las del EGM. Todos los medios de comunicación las celebran como grandes triunfos. Aunque haya unos que suban otros que bajen y otros que ni fu ni fa, todos se las arreglan para buscarle el lado positivo.
Así lo ven las grandes radios:


¿Con qué nos quedamos? Pues siempre con lo que publique algún medio que no entre en la disputa. Por ejemplo, con este análisis bastante más neutral de PR Noticias.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Cómo está cambiando Internet la forma de construir informaciones

Internet no solo ha cambiado la forma de consumir información, también de construirla. La prensa escrita tenía tradicionalmente unas reglas básicas para construir una noticia. Dos de ellas eran buscar un titular que cuente lo máximo de la información en el mínimo espacio y un primer párrafo que dejase una idea de todo lo que se contaba a continuación (respondiendo a las preguntas qué, quién, cómo, dónde, cuándo) para que el lector siguiera leyendo si le interesaba.

La idea era facilitar la vida del lector partiendo de la base de que no se iba a leer toda la información. "¿Quién demonios lee el segundo párrafo?", era la famosa pregunta de la película Primera Plana, de Billy Wilder. Entonces no se sabía qué leían los lectores y qué no, cuáles eran las noticias más exitosas del día entre el público. Ahora, en Internet, esto se conoce, y ha cambiado algunas reglas.

Si antes un titular tenía que sintetizar todo, ahora está cada vez más de moda hacerlos con gancho para que insinúen, pero no aclaren. Las informaciones se convierten en una suerte de género de ficción en la que no se cuenta el final para que el lector haga clic, la noticia cuente como leída y el medio anote más páginas vistas.

También se ha convertido en gancho la fotografía. Medios tradicionalmente serios lucen cada vez más en sus versiones de Internet imágenes de personas ligeras de ropa con el objetivo "pincha-pincha". Y lo consiguen. Si se comprueban las noticias más leídas, muchas tienen un número de impresiones directamente proporcional a la cantidad de carne de la foto o al contenido sexual del titular. El día de las elecciones generales en España, la noticia más leída de El País se titulaba "Serás mi puta". Ha rozado las 900.000 visitas, algo realmente notable.

La fotografía también se presta a la insinuación. Nos cuenta el periodista Héctor M. Garrido, que ha trabajado en varios medios digitales que está estadísticamente comprobado el éxito de visitas de las fotos que cortan a sus protagonistas justo por encima del escote, de forma que no queda claro si al pinchar, se verá algo más...

miércoles, 16 de noviembre de 2011

"La publicidad volverá a La Noria". ¿Seguro?


La retirada total de anuncios de La Noria ha sido un fenómeno sociológico interesantísimo. Los usuarios, a través de las redes sociales, han conseguido dejar sin financiación a un programa basura que gozaba de gran audiencia y que era suculento para la promoción de las marcas. El fenómeno tiene muchos vértices, como el que analizamos aquí hace poco sobre hasta qué punto la publicidad debe controlar los contenidos. Ahora, su presentador, Jordi González, se muestra convencido de que la publicidad volverá. Nosotros no estaríamos tan seguros.


Más allá del bonito logro de derrocar la telebasura desde la sociedad, las marcas que han salido del programa lo han hecho fundamentalmente por cuestiones de márketing. Sus productos se estaban asociando con un programa desprestigiado y no les interesaba continuar allí. Las primeras en retirarse fueron muy valientes y su recompensa fue obtener unos réditos publicitarios no menores y mucho menos costosos (gratuitos, de hecho) de los que conseguían anunciándose en La Noria. Después de Campofrío, pionera, se fueron retirando otras. Las últimas, más que lograr ese prestigio por irse buscaban limpiar una imagen que se habría deteriorado quedándose.

Todo esto se podría olvidar con el tiempo si no hubiese redes sociales (claro que sin ellas tampoco habría sucedido) y las marcas volverían en busca de la audiencia del programa. Pero los activistas internautas tienen memoria y la primera empresa que vuelva a anunciarse en La Noria lo más que puede conseguir es un vapuleo público espectacular. El departamento de marketing que diese ese paso quedaría en ridículo y los potenciales consumidores que captarían entre los espectadores de este engendro televisivo difícilmente compensaría el deterioro de la imagen de marca.

martes, 15 de noviembre de 2011

Las dos incorrecciones lingüísticas más frecuentes en el periodismo

Los errores lingüísticos en el periodismo están a la orden del día. Quienes deberían dar ejemplo de escritura a un público que cada vez se expresa más mediante la lengua escrita lo hacen de forma negligente y en lugar de guiar en las buenas prácticas del idioma perpetúan errores que serán difíciles de desterrar de los textos en castellano. Hay dos especialmente pertinaces que se oyen y escriben por decenas en cualquier medio todos los días. Son el condicional de rumor y la mezcla de los estilos directo e indirecto.

Condicional de rumor

Es especialmente llamativo porque lo vemos todos los días en titulares, con letras bien grandes. Con una simple búsqueda en Google hemos encontrado estos tres (de cientos) publicados hoy mismo:


En tres noticias de temas dispares encontramos esta construcción copiada del francés que en castellano es incorrecta, como nos recuerda la Fundación para el Español Urgente (Fundeu). Y en los tres casos nos preguntamos: ¿Qué condición se hubiera tenido que dar para que hubiesen sucedido esas tres cosas? Tal y como está escrito, en castellano correcto lo que lleva a pensar es que son acciones que no se han podido realizar porque están condicionadas a otras (que no se nos muestran). Por ejemplo, que Neymar ya habría cerrado su fichaje si hubiese llegado a tiempo a Barcelona, que la baronesa habría pagado 18.000 euros si hubiese tenido ese dinero en el bolsillo o que el cartel habría planeado un atentado si no le hubiese sorprendido la policía.

Pero la intención de quienes la escriben no es ni mucho menos esa y lo que entienden los lectores, a base de ser bombardeados con esta construcción, tampoco. Este tiempo se usa para expresar una probabilidad, un rumor, algo que no se quiere dar como cierto al cien por cien, pero que se insinúa como verdadero. Para empezar, no sólo es una mala práctica lingüística, sino también periodística. Si el hecho no se sabe a ciencia cierta, no se debería publicar y si se publica es porque está confirmado. Si nos olvidamos de este detalle sin importancia, si lo que pretendemos es contar algo que es muy posible pero que no podemos dar por cierto, hay decenas de construcciones correctas para hacerlo. En el caso de que no nos atrevamos a afirmarlo porque lo han dicho otros se pueden usar expresiones como según: "Neymar ha fichado por el Barça, según su representante". "Dicen", "creen que", "posiblemente", "es muy probable", "todo apunta a", "salvo cambios de última hora" son otras fórmulas más adecuadas.

Un caso muy frecuente de uso del condicional de rumor es en las noticias judiciales, en las que la policía o un juez atribuye un delito a alguien. Los medios, que no quieren convertirse en acusadores, emplean la construcción para dar a entender que esas acusaciones no son suyas. Se ven cosas como esta: "El político habría robado 500 millones". Se puede decir bien de otras muchas formas sin que el medio se convierta en juez: "El político, sospechoso de robar 500 millones", "El político, acusado de robar 500 millones", "El político, imputado por el robo de 500 millones", "El político, supuesto ladrón", "Presunto robo de 500 euros por parte del político".

En ocasiones, el exceso de celo lleva a construcciones como esta de ABC:
"Supuestamente, una empresa vinculada a Urdangarín habría percibido unos 300.000 euros"
Si es supuestamente, ya estamos diciendo que no es 100% seguro, que es solo una suposición ¿para qué redundar en el rumor con ese incorrecto "habría"?

Uso incorrecto de estilos directo e indirecto

La teoría es simple: el estilo directo se utiliza para emplear palabras textuales y entrecomilladas del que habla y el indirecto para contar lo que dice en tercera persona y sin necesidad de ser literal. Para contar una historia se puede usar uno u otro a discreción, en función de cuál se adecue mejor a nuestro relato. Lo que no se debe hacer es mezclar los dos, que es lo que también pasa día tras día, cientos o miles de veces, sobre todo en medios de comunicación escritos.

Vamos con ejemplos. Cojamos un fragmento de un discurso. Nos gusta este del gran periodista Miguel Mora.

"Yo solo sé que de tanto mirar al futuro, nos estamos olvidando de mirar atrás para saber lo que somos".

Para reproducir este fragmento, podemos hacerlo de dos maneras. Con estilo directo, que vendría a ser algo así:
En su discurso de anoche, Miguel Mora dijo: "Yo solo sé que de tanto mirar al futuro, nos estamos olvidando de mirar atrás para saber lo que somos".

O así
"Yo solo sé que de tanto mirar al futuro, nos estamos olvidando de mirar atrás para saber lo que somos", dijo Miguel Mora en su discurso.

O con estilo indirecto, que podría ser algo como esto:
El periodista Miguel Mora afirmó que solo sabe que de tanto mirar al futuro los periodistas se olvidan de "mirar atrás" para saber lo que son.

Dentro del estilo indirecto también podemos entrecomillar fragmentos que se digan literalmente. Lo que no podemos es mezclar ambos estilos como se suele, de una forma parecida a esta:
El periodista Miguel Mora afirmó que "yo solo sé que de tanto mirar al futuro, nos estamos olvidando de mirar atrás para saber lo que somos".

Queda muy clara la incorrección cuando se lee en voz alta y da la sensación de que es el narrador y no Miguel Mora, el que sabe que se está olvidando de mirar atrás. Por eso es un error que se produce menos en televisión o en radio, aunque con todo, tampoco es raro.

Un ejemplo muy claro de cómo se reproducen estas incorrecciones son las noticias de El Mundo Today. Este periódico que satiriza la realidad, imita el estilo de los diarios que dan noticias verdaderas. Y en esa imitación, incluye el mal uso de los estilos, como podemos ver en casi todas sus informaciones. Este es solo un ejemplo:
Martínez reaccionó con incredulidad, insistiendo en que “lo que decís vosotros es otra cosa".

Cuando lo correcto habría sido:
"Lo que decís vosotros es otra cosa", reaccionó con incredulidad Martínez.



miércoles, 9 de noviembre de 2011

Obligados a hacer malas notas de prensa

A todos los periodistas que lleven un tiempo trabajando les han pensado alguna vez: ¿Cómo puede estar tan mal hecha esta nota de prensa? Muchas veces la respuesta será que quien la hace no da más de sí. Pero en otras, los que las escriben tienen consignas concretas para que sean una porquería, les ordenan hacer justo lo contrario de lo que nosotros consideramos clave para hacer buenas notas de prensa.

Nos lo contaba el otro día una periodista que había trabajado en medios de comunicación y que ahora se encuentra en el gabinete de prensa de un organismo público que no nombraremos. Explicaba que hay unas reglas fijas que seguir, independientemente de lo que se escriba, que tienen que cumplirse siempre, lo que hace que la mayoría de los textos que escribía, le parecían infumables a ella misma.

"Cuando quieres hacer un titular más atractivo o un arranque de la nota de prensa algo más creativo, para atrapar la atención del periodista y de quien lea la nota de prensa, te frenan. Te dicen: esto tiene que ser así, así y así, con el nombre de la institución en la primera línea. No se dan cuenta de que esto muchas veces va a causar más rechazo en los receptores", aseguraba esta periodista.

La fijación por empresas e instituciones por hacer propaganda sobre sí mismas se vuelve muchas veces en su contra. Lógicamente una nota de prensa trata por lo general de vender virtudes de quien las genera. Muchas veces, además, son interesantes para el resto de la sociedad. Si nos centramos mucho en vender virtudes y poco en contar el mensaje interesante que tenemos que dar, lo que vamos a conseguir es que nadie nos publique. Es mejor que el nombre de nuestra marca esté fuera de un futuro titular de prensa a que no salga por ningún lado.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Cuatro ofertas de trabajo para periodistas de esta semana

Esta semana hemos encontrado cuatro ofertas de trabajo para periodistas:

¿Debe la publicidad controlar los contenidos?

Estos últimos días se ha producido un fenómeno desconocido hasta ahora en España, un golpe a la telebasura del que casi todos nos hemos alegrado: muchas de las marcas que patrocinaban La Noria se han ido retirando para no financiar espectáculos tan lamentables como una entrevista pagada a la madre de un delincuente como el Cuco.

Campofrío, Puleva, Nestlé, President, Bayer y, hoy mismo, Panrico, se han sumado a este boicot al programa de Jordi González. La falta de presencia en ese programa ha sido una magnifica promoción para un público con un gusto más refinado. La imagen de estas marcas se ha beneficiado de este fenómeno, sobre todo la de las primeras que lo hicieron, ya que han tenido más eco y han sido más atrevidas.

Hasta aquí todo parece perfecto. Pero el periodista Antonio Papell hacía esta mañana en Twitter unas reflexiones que merecen la pena: "Se equivocan las empresas al pretender utilizar la publicidad como arma ideológica para la censura. La censura comercial ya ha funcionado en USA, al servicio de la reacción. Ligar publicidad a contenidos es censura. Sólo faltaría que fuese el mercado -los anunciantes- el que marcase la línea ideológica de los medios. Si aceptamos que la publicidad manda sobre la ideología, el pluralismo está perdido".

Aunque el sentido común de cualquiera con cierto nivel intelectual dice que es una barbaridad pagar 10.000 euros a la madre de un criminal para que vaya a contar cosas en televisión, ¿qué pasa si comienza a ponerse de moda esto de que las marcas patrocinen eventos o no en función de lo que consideran moralmente aceptable? ¿Nos parecería tan bien que se retirase la publicidad de un periódico, por ejemplo, por ciertas informaciones sobre el aborto o sobre la homosexualidad?

Ya hubo cierta polémica en la Internet con el patrocinio de la JMJ de Madrid. Muchos de los que no estaban de acuerdo con este acontecimiento anunciaron un boicot a las marcas que lo sufragaban.

Convertir a las marcas en jueces morales es peligroso. En principio parece que deberían atender a sus intereses comerciales a la hora de publicitarse en un espacio, estudiar si la audiencia a la que van dirigidos es apetecible y actuar en consecuencia. Pero también es lógico que las marcas no quieran que se les asocie con determinados fenómenos y el caso del otro día en La Noria parece uno de ellos.

martes, 1 de noviembre de 2011

¿Qué es más importante, ser el primero en informar o ser el mejor?

Las primicias están perdiendo importancia en la profesión periodística. Solo un 25% de los que trabajan en medios digitales las consideran fundamentales, por un 42% de quienes trabajan en soportes tradicionales, según un sondeo de PRWeek recogido por el blog Clases de Periodismo.

“Las primicias están muriendo (…) Hay un creciente énfasis en el análisis y en la curaduría de contenidos online. En lugar de ser el primero en difundir una historia, los nuevos medios quieren proveer otro lado de la noticia”, señala el informe.

Sin encuesta de por medio, esta es la impresión que da. Con Internet, el medio que informe primero de una noticia probablemente solo lo haga unos minutos antes que el segundo, el tiempo que (en el peor de los casos) tarde en fusilarlo. Por eso, muchas veces percibimos como más importante que la información esté bien explicada, con suficientes enlaces de contexto, con buenos gráficos, que tener la información los primeros.

Muchos medios digitales, por esta razón, concentran pocos o ningún esfuerzo a conseguir noticias y se vuelcan en explicar bien lo que han conseguido otros. Tampoco hay que ir a Internet, los telediarios llevan toda la vida nutriéndose en buena parte de lo que publican los periódicos.

Esto no es malo de por sí, pero nos remite a uno de los problemas que se plantean en el periodismo moderno. Analizar una noticia es mucho más barato que conseguirla. El tiempo y los medios necesarios para conseguir verdaderas primicias no están al alcance de cualquier medio, requiere de profesionales experimentados, con autonomía, recursos y fuentes para sacar informaciones que nadie conocía antes.

Con la cultura que se está imponiendo de "que consigan las noticias otros", con los medios de comunicación cada vez más precarios y con menos plantilla, corremos el riesgo de llegar a un punto en que nadie consiga las noticias y todos estén esperando a analizarlas y que muchas de esas cosas que alguien en algún lugar del mundo no quiere que se conozcan, sigan sin conocerse. Y esto no hace bien a la profesión ni a la sociedad.

lunes, 31 de octubre de 2011

Por qué es un error mandar notas de prensa (solo) en pdf

Cada vez más notas de prensa son enviadas exclusivamente en pdf. La facilidad para transformar archivos de doc a este formato, que aparentemente es más bonito e incluso profesional, ha provocado que cada vez más gabinetes de prensa manden su comunicado en pdf, lo que, según nuestra opinión es un error.

No está de más que las notas de prensa sean bonitas, pero, sobre todo, deben ser útiles. El objetivo de quien manda una nota de prensa es que se publique lo más parecida a como se redactó, o que al menos se respeten algunos párrafos. El objetivo debe ser, por tanto, facilitar el trabajo al periodista que la recibe para que pueda copiar y pegar párrafos y manipularla. Y esto, cualquiera que ha manipulado un documento en pdf, sabe que es engorroso y complicado.

A cambio, ¿qué se gana? Quizás una apariencia más profesional y mejor para ser impresa. Por eso, puede que no esté de más mandar una copia en pdf, pero siempre junto con una copia en de un documento de Word, por decir el más usado, que puede ser toqueteado por el periodista que lo recibe sin dificultad.

viernes, 28 de octubre de 2011

Cuatro ofertas de trabajo para periodistas esta semana

Estas son las cuatro ofertas de trabajo para periodistas que hemos encontrado por internet esta semana:

A los periodistas les interesan... los trabajos para periodistas

Una metáfora de cómo está el periodismo es ver cuáles son los asuntos que más interesan a los periodistas. No es que hayamos hecho una encuesta científica, pero desde que tenemos activa nuestra cuenta de Twitter hace unos meses y con más de medio millar de periodistas siguiéndonos, los enlaces en los que más pinchan, a mucha diferencia de los demás, son los de trabajos para periodistas que vamos encontrando por la red.

En Twitter vamos colgando y retuiteando cosas que vemos en Internet que creemos que pueden ser de interés para los profesionales de la comunicación. Los beneficios del NYT con su web de pago (con el significado que puede tener para el futuro de la profesión), la opinión de un profesional como Ramón Trecet sobre la importancia de Twitter, el crecimiento de los periódicos gratuitos o el cierre de la primera televisión comunitaria de Madrid han pasado más o menos desapercibidos mientras que el enlace a un puesto de community manager tiene decenas de clics.

Puede que hablemos de cosas que no interesan mucho a los periodistas. O puede que lo que más le interesa ahora a un periodista, por encima de cualquier otra cosa, es trabajar.

viernes, 21 de octubre de 2011

jueves, 20 de octubre de 2011

El futuro de los medios de comunicación locales

Viajemos unos años al futuro. Hay muchas incertidumbres, pero también cosas bastante claras: el consumo de información se hace masivamente por internet y el papel queda en un muy segundo plano. Los medios impresos han tenido que espabilarse para generar en la Red los ingresos que tenían en su soporte tradicional, ya sea por publicidad, cobrando de alguna forma por sus contenidos o vendiendo productos o servicios añadidos. En el camino se han quedado muchos y han nacido otros para quedarse. Hasta aquí, las certezas (o casi). Entre las dudas, nos centramos en una: ¿Qué será de los medios de comunicación local?

Se podría pensar que no hay mucha diferencia con los demás. Pero es posible que sí. Las audiencias locales, que en los medios tradicionales pueden ser aceptables y reportar pingües beneficios, se quedan completamente ridículas en la web. Sólo las grandes ciudades (y a duras penas) podrán generar un número de usuarios para medios de comunicación locales suficiente para generar unos ingresos aceptables por publicidad. Esto podría cambiar si el incremento que se viene produciendo desde hace años en la inversión publicitaria en la red continúa de una forma brutal. Pero aún así, se antoja imposible que una ciudad pequeña o tirando a mediana pueda generar suficiente tráfico para ganar dinero con la publicidad. Pongamos el caso Granada. Si los 239.154 habitantes de la ciudad consultasen un mismo medio, lograría una audiencia perfectamente ridícula al alcance de cualquier proyecto ambicioso.

Aquí entra en juego la publicidad local. Es cierto que un mercado local no compite con uno nacional y que las páginas con un público muy segmentado por procedencia puede ser muy suculento para un inversor publicitario de un determinado lugar, por lo que en teoría podrían cobrar mucho más por clic o por impresión de un anuncio que en un medio nacional. Eso ya es suponer. Pero, ¿hace falta un medio local para segmentar a la población? Lo cierto es que en Internet, no mucho. Las redes sociales ya saben de dónde proceden los usuarios y les pueden servir anuncios de su lugar de origen sin necesidad de que recurran a una página de contenido local. Lo mismo sucede con Google. Es fácil segmentar la publicidad por la dirección IP. Un ejemplo simple: aunque visites una web americana, es muy probable que veas publicidad española. Además, en ese futuro en el que estamos, habrá cobrado un enorme peso el comercio electrónico, con lo cual el lugar de procedencia a lo mejor deja de tener sentido para algunos productos.

Si descartamos que la publicidad tenga un peso importante en los medios locales (seguimos dentro del terreno de la incertidumbre, también puede ser determinante la institucional, como ya sucede), deducimos que tendrán que buscar otras vías de ingresos si quieren sobrevivir. También damos por hecho que en ese futuro a los ciudadanos les interesará lo que pasa en su ciudad, por lo que una hipótesis es que más tarde o más temprano estos medios locales tendrán que olvidarse de seguir dando información gratuita para cobrarla. En el camino, como sucedió con los medios nacionales, se quedarán muchos.

Todo esto sería contando con que el paradigma de la comunicación no haya cambiado demasiado, más allá del soporte. Otra posibilidad es que haya ganado mucho peso el periodismo ciudadano (algo más fácil para el entorno local que para otros) y que los medios locales del futuro no tengan mucho que ver con los actuales en cuanto a formas de trabajar, estructura, financiación...

miércoles, 19 de octubre de 2011

Los periódicos gratuitos vuelven a crecer

Los periódicos gratuitos no están acabados. Aunque hay quien pueda tener esa sensación en España, si se miran los datos a nivel mundial la cosa cambia. Hubo una gran caída de difusión de un 19% hasta los 34 millones de ejemplares en 2009, un mantenimiento en 2010 y ha vuelto a crecer este año un 6%, según el blog Newspaper Innovation.

Los países responsables del crecimiento son, entre otros, Hong Kong, China, Tailandia, Argentina, Brasil, Canadá, República Dominicana, Guatemala, Perú, Austria, Francia, Luxemburgo, Países Bajos y el Reino Unido. En otros, la circulación se mantuvo estable o incluso cayó: Bulgaria, Rumania, Croacia, Macedonia, Rusia, EE.UU., México, Chile. En 2011 hay diarios gratuitos en 56 países, por los 60 de 2008.

La circulación total de diarios gratuitos en el año 2011 es de 36 millones de ejemplares, de los cuales, el 55% se distribuye en Europa, el 28% en Asia y 22% en el de los Estados Unidos.

viernes, 14 de octubre de 2011

Más fácil copiar y más fácil que te pillen

La enorme fuente de recursos que es Internet puede mejorar mucho el periodismo, pero también fomenta lo que en inglés se denomina churnalism, el copia pega de notas de prensa, teletipos u otros textos que existen en la web. Existe incluso una página para introducir un texto y comprobar si se ha hecho journalism o chunalism, aunque solo compara entre la prensa británica.

Más allá del relativamente inocente copia-pega de una nota de prensa, también existe la posibilidad de inspirarse demasiado en lo que ya han escrito otros periodistas o se ha publicado previamente en blogs. Tanto, que se llega a copiar sin citar la fuente de origen. Esto es muy fácil, pero también es muy fácil comprobar estos plagios y denunciarlos. Antes de Internet era casi imposible cotejar textos entre periódicos si no se disponía de mucho tiempo y una potente hemeroteca.

Le ha pasado recientemente a Kendra Marr, periodista de Politico que ha sido pillada por copiar al New York Times y ha tenido que renunciar a su puesto de trabajo. Pero no es el único caso. Johann Hari, columnista de The Independent, tuvo que devolver un premio por plagio. Zachery Kouwe tuvo que dimitir como redactor en The New York Times. En España tampoco es raro que los medios se apropien de contenidos de blogs (por no decir las televisiones, pero eso sería un tema aparte), como hizo el periódico El Mundo con una entrada de Ramón Salaverría.

La red fue el medio que facilitó en muchas ocasiones estas copias, pero también gracias al cual se descubrieron. Sería curioso ver cuántos textos en el periodismo pre-internet fueron fusilados de otros sin que nadie se llegase a dar cuenta. Hoy, lo que se publica en un periódico local de Burgos, por poner un ejemplo, está al alcance de todo el mundo y cualquier puede comprobar quién fue el autor original de un texto.

jueves, 13 de octubre de 2011

¿Estamos en el mejor momento de la historia para ser periodista?

Las noticias del sector de la prensa son desoladoras. La crisis económica unida a la gremial está dejando a miles de periodistas en paro y hay decenas de medios de comunicación que han tenido que cerrar. A ellos se sumarán otros muchos por un cambio inevitable en la industria. Tendrá que haber una reconversión, la rentabilidad de los medios cambiará, pero también podemos estar viviendo el mejor momento de la historia para ser periodista.

Esta idea es la que plantea hoy Josh Catone en Mashable. Si lo que busca un periodista es ser leído, en ninguna otra época lo habría conseguido como ahora. "Hay más acceso a todos los medios, lo que quiere decir que más población tiene la oportunidad de estar informada. En lugares donde la gente vive bajo regímenes opresivos, como Egipto, la democratización de los medios ha dado esperanzas para una sociedad más libre. Las herramientas digitales que ahora existen facilitan hacer el trabajo periodístico con más profundidad. Los errores pueden ser corregidos en tiempo real y las historias pueden ser actualizadas conforme suceden", cuenta en su artículo. Ponemos un ejemplo en España. El País, el periódico líder en ventas, era leído hace unos años por poco más de dos millones de personas. Ahora, con Internet, gana mucho menos dinero, pero es leído por más de el doble de público.

También explica Catone la otra cara de la moneda de esta nueva era, que es la que pone en duda el futuro del periodismo y lo sitúa en riesgo de muerte: "El crecimiento de los blogs y del social media significa que el periodismo está en manos de la gente y que hay un riesgo de que todas esas voces se ahoguen entre ellas. Distinguir realidad de ficción puede ser más difícil y los estándares de ética e integridad periodística pueden haber caído por el camino. La información puede ir tan rápido que no de tiempo a ser correctamente verificada e investigada".

Pone un mismo ejemplo como lo mejor y lo peor que le está pasando al periodismo. En un tweet, Mashable se equivocó en una cifra y escribió billones en lugar de millones. En poco tiempo, muchos medios se habían hecho eco de esa información, había llegado mucho más lejos de lo que un simple periódico puede difundir una noticia, pero a la vez se había expandido rápidamente un dato falso.

El reto para los periodistas es adecuarse a este nuevo paradigma, saber jugar su papel, ser referencia de la información contrastada y veraz (independientemente de que también se pueda encontrar en blogs de no profesionales), aprovechar la enorme difusión de las redes sociales sin ser engullido por ellas.

martes, 11 de octubre de 2011

Nuevos medios de comunicación nacidos durante la crisis

Son muchos los medios de comunicación cerrados durante la crisis, pero en estos últimos años también han nacido muchos otros, sobre todo en Internet. Aquí van unos cuantos. Se agradecen aportaciones. (Actualizado el 06/06/2012)
  1. Lainformación.com, un periódico digital generalista.
  2. Voz Pópuli, periódico digital generalista.
  3. Diari Ara, un periódico en papel en catalán.
  4. PressPeople, un punto de encuentro entre periodistas y fuentes.
  5. SModa, un nuevo suplemento de tendencias de El País.
  6. Vitalia, una radio para la tercera edad.
  7. Arredol, un periódico digital en aragonés.
  8. Marioneta Digital, un medio "desenfadado", donde el usuario puede crear las noticias.
  9. RedPeriodistas.es, una red de periódicos locales en Internet.
  10. Cuarto Poder, un periódico de blogs en castellano.
  11. Periodismo Humano, un periódico sin ánimo de lucro con el enfoque de los derechos humanos.
  12. Orsai, una revista trimestral que cuida especialmente la escritura y el diseño.
  13. FronteraD, una revista digital.
  14. El Periódico de Huelva, diario en papel.
  15. Agora 15, revista de la sierra Noroeste de Madrid.
  16. Números rojos, revista trimestral de análisis político y social.
  17. Panenka, una revista de fútbol con otro estilo.
  18. Pongostyle, revista femenina online.
  19. JotDown Magazine, revista cultural online.
  20. El Baluarte de Cádiz, periódico local online.
  21. Praza Pública, diario online en gallego.
  22. Latitud194, revista online de actualidad internacional.
  23. Eldiario.es, diario digital de política y economía dirigido por Ignacio Escolar.
  24. Quality Sport, revista sobre deportes.
  25. Cuadernos de Basket. Publicación trimestral en papel sobre baloncesto de todas las épocas.
  26. Dioivo. Diario digital en gallego.
  27. Málaga 101, diario digital.
  28. Mongolia, revista satírica mensual.
  29. Casa, coche, curro. Informacion interesante sobre vivienda, coches, trabajos, ocio y tecnologia.
  30. Revista Líbero; fútbol y cultura son compatibles.
  31. Guadaque. Diario digital con noticias de Guadalajara.
  32. Selectus Wines. Revista para los amantes del vino.

viernes, 7 de octubre de 2011

El 'efecto Explorer' y las start ups

Cuando se habla de emprendedores se repite mucho la importancia de tener una idea. Hay muchos que se devanan los sesos para encontrar esa innovación insólita que lo cambie todo. Y está bien. Pero hay pocas que sean verdaderamente revolucionarias. La mayoría de los proyectos que triunfan en Internet (donde nos vamos a centrar) no son necesariamente ideas completamente nuevas, sino mejores ejecuciones. Google no fue el primer buscador, fue el mejor. Pero incluso con una buena idea, esta no es lo más importante. Más difícil que tenerla es ejecutarla de una forma solvente. E incluso si se consigue, hay otro reto al menos igual de complicado que los dos anteriores: enfrentarse a lo que llamo el ‘efecto Explorer’.

El navegador Internet Explorer (IE) es con pocas dudas el más lento y el peor de cuantos moran por los ordenadores. Todos son gratuitos, los usuarios tienen a la mano otros mucho más ágiles, más rápidos y más estables. Sin embargo, IE es el líder absoluto. Mantiene más de la mitad de la cuota de mercado. Todos los demás juntos se quedan lejos de alcanzarlo. ¿Pero no habíamos quedado en que todos son gratuitos y que este es el peor? ¿Son los usuarios tontos? Bueno, digamos que son cómodos. La mayoría tiene un ordenador con el Explorer instalado, ya está ahí y, o por falta de conocimientos o de tiempo o de ganas, siguen usándolo. Les da un servicio que consideran aceptable y no se preocupan por buscar otro.

¿Y qué tiene que ver esto con las start ups? Pues que incluso si son una buena idea, si mejoran lo que hay, si hacen la vida del usuario más cómoda, pueden fracasar, porque además de todo esto tienen que conseguir fidelizarlo, hacer que la página se convierta en un hábito, hacerle ver que realmente le da unas prestaciones que no tenía. El efecto Explorer es es lograr un buen producto pero no conseguir derrocar a lo que ya había establecido, porque el usuario es cómodo y si algo le funciona medianamente bien, será difícil de convencer para que cambie, aunque sea a algo mejor. El efecto Explorer tiene también mucho que ver con la paciencia que deben tener quienes crean una web para que se implante. Es frecuente pensar que hemos desarrollado un producto magnífico y que en cuanto salga a la luz va a dar el pelotazo. Puede pasar, pero lo normal será que cueste mucho tiempo y esfuerzo que cuaje. Hace falta seguir mejorándolo, escuchar a los usuarios que has conseguido captar, hacerte oír por diversos canales, recordarles a quienes te visitaron una vez, les gustaste y te olvidaron, que estás ahí, que puedes darle un buen servicio. Y esto a lo largo de mucho tiempo hasta que acabe fidelizándose. Aquí los navegadores tienen una ventaja. Una vez que instalas uno diferente a IE, va a ser difícil que vuelvas. Con una web, incluso si consigues que te visiten, o que se inscriban como usuarios, si es que la página tiene este sistema, puede no volver a visitarte más, olvidarte. De hecho es lo más frecuente. Recuerdo la llegada de Facebook a España. Algunos nos inscribimos en 2007, le echamos un vistazo y no llegamos a usarlo realmente hasta uno o dos años después. Incluso los más grandes tardan en cambiar los hábitos de los usuarios.

Pongo ahora el ejemplo de PressPeople como un reto que nos tenemos que marcar a largo plazo. Nuestra idea es cambiar las costumbres de los periodistas (aunque también está abierto a blogueros u otros usuarios interesados en conocer información de primera mano de instituciones y empresas). Hay un problema en la profesión: las notas de prensa. Son necesarias, pero a la vez una fuente de spam infinita que llena el correo de muchas totalmente inútiles y se hace difícil distinguir el polvo de la paja. Nosotros hemos creado un sistema para que los profesionales las tengan todas online, se suscriban a las de las fuentes que realmente les interesan y puedan consultarlas sin necesidad de correos ni de archivos adjuntos. Todavía no hemos lanzado el producto oficialmente porque nos quedan unas cuantas mejoras que hacer. Tenemos unos cuantos cientos de usuarios que nos han localizado y que van empezando a usarnos. Pero sabemos que incluso cuando lo tengamos todo listo, cuando lancemos, vamos a tardar mucho tiempo en conseguir nuestro objetivo, ya que aunque consideramos que facilita el trabajo de un gremio, no va a ser fácil que se acostumbren a mirar nuestra página día a día, olvidarse del spam de los correos electrónicos para centrarse en una web. Aunque va bastante mal, lo que tienen ya les funciona y el cambio da pereza.

Pero los emprendedores de Internet deben tener, entre otras muchas, una cualidad: paciencia. Poco a poco. Internet Explorer sigue siendo el líder, pero si hace unos años tenía el 90% del mercado, ahora solo tiene el 55%. Y va cayendo. Ánimo.

lunes, 3 de octubre de 2011

La perversión del término "fuentes" en el periodismo

Una de las reglas básicas del periodismo es que siempre que se pueda hay que citar las fuentes. Los profesionales de la información, a no ser que sean testigos directos de lo que pasa, cuentan las cosas que les transmiten otros o que se encuentran en informes y documentos. Cuánto más claro quede quiénes son estas personas o de qué material se han servido, más transparente y rigurosa será una información.

Ocurre, sin embargo, que hay ocasiones en que revelar las fuentes las pondría en peligro o que dan una información de la que no les interesa o no quieren que se sepa su origen exacto. Cuando están contrastadas y la información que proporcionan es relevante, los periodistas pueden permitirse citar "fuentes", en genérico. Conviene que perfilen lo máximo posible, siempre que no las compromenta, de dónde proceden esas fuentes: si son gubernamentales, de una empresa, de la policía. Más vago es decir fuentes cercanas al caso o, lo que es casi una broma, "fuentes bien informadas", ya que de no ser así, no se sabe qué pintarían en la información.

Nombrar las fuentes sin citarlas debe restringirse a lo imprescindible. Para hacerlo, el periodista supone que su firma o, normalmente, su medio, gozan de una confianza suficiente entre sus receptores como para poder hacerlo sin miedo a que piensen que se está inventando la información. Esto solo está en manos de medios de comunicación o profesionales con suficiente prestigio. Si el New York Times cita fuentes de la Casa Blanca para respaldar una información, es de suponer que son reales y solventes, de lo contrario pondrían en entredicho su credibilidad. Sin embargo, sin un bloguero anónimo menciona fuentes sin citar, los lectores difícilmente confiarán en él.

Pues bien, esta es la teoría. Pero la palabra "fuentes" está totalmente pervertida en el periodismo y se utiliza simplemente para nombrar a los portavoces oficiales de una empresa o institución, dando así a la información un halo de investigación que realmente no lo tiene. No es raro ver a una reportera de televisión que no tiene ni una fuente propia diciendo que "fuentes aeroportuarias" han informado de tal o cual cosa, cuando quien realmente se lo ha contado es el gabienete de prensa del aeropuerto en cuestión. Como no hay necesidad de citar al nombre del trabajador del gabinete, lo suyo es usar "un portavoz" del aeropuerto ha informado. Así queda claro que no son unas fuentes que no se citan porque hay que protegerlas, sino un portavoz ,y que lo que se dice es información oficial de esa institución, lo que queda menos misterioso, pero da mucho más rigor.

Tener fuentes, es decir, personas que cuenten cosas de una institución sin que sean su voz oficial, el una de las cosas más difíciles del periodismo. Y quienes las tienen, si son buenas, se convierten en profesionales muy valiosos. Pero la profusión en radio, prensa y televisión de la palabra fuentes no tiene nada que ver con esto en muchas ocasiones.

Hoy mismo, un teletipo de Europa Press sobre el ingreso de Santiago Carrillo en un hospital (que ya no está online porque se ha actualizado), decía que "fuentes sanitarias" han confirmado el ingreso del dirigente, pero que "no están autorizadas para dar más información". Desconocemos quien informó a Europa Press, pero parece raro que no fuera un portavoz del hospital, ya que las "fuentes" de un sitio, por definición, no están autorizadas para decir nada, lo cuentan y se mantienen en el anonimato precisamente porque se supone que revelan algo que de cara a sus jefes o la opinión pública no deberían. Lo que sí es posible, en este caso, es que aunque la fuente sea el gabinete de prensa, sus responsables no quieren que la información se dé como oficial del hospital. Es frecuente que quienes trabajan en los gabinetes den un poco más de información de la que supuestamente deben (por diversos motivos), a cambio de que no trascienda quién la dio. Este caso sí se acerca más al uso propio de la palabra "fuentes", ya que es una información confiable cuyo origen no se puede revelar.

martes, 20 de septiembre de 2011

Medios de comunicación cerrados por la crisis

La noticia de ayer del cierre de la edición digital del Xornal de Galicia, que ya había dejado de salir en papel, es la enésima de un medio de comunicación que muere desde que se inició la crisis económica. Asombra ver todos los que ya no existen, con los miles de periodistas que se han ido a la calle como consecuencia. En un recuento, hemos encontrado medio centenar, pero seguro que hay más. ¿Falta alguno? Dínoslo y lo añadimos.

(Iremos actualizando con las aportaciones de los lectores y con los medios que cierren desde ahora, esperemos que sean pocos. Última actualización: 30/04/2012)

Diarios en papel

  1. Metro
  2. La Voz de la Calle (no llegó a salir)
  3. Galicia Hoxe
  4. Xornal de Galicia
  5. La Opinión de Granada
  6. Diario Gol
  7. La Gaceta de Canarias
  8. La Tribuna de Guadalajara
  9. La Tribuna de Cuenca
  10. Información de Jerez
  11. Información Bahía de Cádiz
  12. Noticias de Guadalajara
  13. Delegación gallega del diario AS
  14. Tribuna de Salamanca
  15. El Universo de Madrid
  16. La Tribuna de Marbella
  17. La Tribuna de Torremolinos
  18. A Peneira (semanal)
  19. A Nosa Terra (semanal)
  20. ADN
  21. El Faro de Cartagena
  22. El Faro de Murcia
  23. Huelva Noticias
  24. El Día de Albacete
  25. El Día de Guadalajara
  26. El Día de Toledo
  27. Público
  28. La Voz de Jerez
  29. Edición de El Mundo en León
  30. La Voz de Asturias

Diarios digitales

  1. Edición digital de ADN
  2. Soitu.es
  3. Xornal de Galicia digital
  4. Factual.es
  5. Bolsacinco.com
  6. Somos La Latina
  7. Somos Centro
  8. Vieiros
  9. GZnacion.com

Revistas

  1. Gala
  2. Sorpresa
  3. Única
  4. InterMedios
  5. OK!
  6. Galería Antiqvaria
  7. Ideas y Negocios
  8. ISport
  9. La Clave
  10. Popular Science
  11. Segundamano
  12. El punto de las artes
  13. Ser empresario
  14. Citizen K
  15. Zero
  16. Gourmet
  17. Domino
  18. Portfolio
  19. Súper Pop
  20. Don Balón
  21. Computer Hoy Juegos
  22. Nuevo Vale

Televisiones y Radios

  1. Localia
  2. Bloomberg TV España
  3. TV El día de Tenerife
  4. Veo 7
  5. CNN+
  6. CRN Televisión
  7. Ejido Televisión
  8. RTV La Línea
  9. Fly Music
  10. Nova+
  11. Servicios informativos de La 10
  12. Punto Radio Cádiz, Málaga, Murcia, Asturias y Cantabria
  13. Tele K
  14. Televisión municipal de Bollullos de la Mitación
  15. RTA de Los Barrios
  16. RTA de la Línea
  17. Localia Coruña
  18. Televisión de L'Hospitalet
  19. Telecullera
  20. Gandia TV

Agencias

  1. Cover
  2. Fax Press
  3. Agencia de Noticias de Información Alternativa (Ania)
  4. Servipress

miércoles, 14 de septiembre de 2011

En busca del medio digital rentable

Los medios de comunicación andan como locos buscando un modelo de negocio en Internet. Hoy por hoy, la generación de contenidos en la red es muy difícilmente rentable. Los periódicos tradicionales que cuelgan la información en sus páginas web no están haciendo más que subvencionar a los lectores digitales, a quienes les sale gratis, con el dinero que pagan los del papel, que es la verdadera vía de ingresos de estos medios. Y sucede que cada vez hay menos. La publicidad, de donde procede la mayor parte de los beneficios, cae sin parar y mucha de ella no volverá aunque haya una recuperación económica. También son cada vez menos quienes leen el soporte tradicional, aunque la masa de lectores, en global, no para de crecer. El problema es que la mayoría no parece dispuesta a pagar por la información que consume online y es imposible soportar las estructuras tradicionales con lo que se saca de la publicidad online, que es muchísimo más barata que la del papel.

Cuando emergió Internet, la mayoría de los medios decidió no hacer nada o casi nada. Excepto los más punteros, que crearon una edición online, el resto esperó a ver qué pasaba. Con el tiempo, la mayoría de periódicos en papel se fueron sumando y vuelcan en la red todo o parte del contenido del papel para ir fidelizando lectores hasta que averigüen cómo rayos ganan dinero con eso. La situación muy posiblemente será que a muchos no les dé tiempo y la edición en papel no pueda soportar a la web indefinidamente (sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría ya está en pérdidas). Se da por descontado que a los medios que ya están despareciendo (no paran de hacerlo desde que comenzó la crisis) se irán sumando muchos otros y que buena parte de los periódicos que leemos hoy no existirá en el futuro.

Pero también es probable que algunos sobrevivan. Y si lo hacen tendrá que ser en Internet, porque los lectores en papel son cada vez menos y en el largo plazo serán una minoría casi anecdótica. Estas son algunas de las opciones que están poniendo en marcha.

Apostar por un contenido abierto en la red

Las viejas estructuras de los medios, sobre todo de los más potentes hacen que sea imposible rentabilizarlos en Internet. Sin embargo, los hay nativos que consiguen ganar dinero con plantillas más ajustadas, agregando noticias de otras páginas, mediante blogs de gente que los hace gratuitamente, evitando el 'lujo' de tener corresponsales, con salarios mucho más bajos para los periodistas. En España no hay un modelo de éxito claro (en cuanto a rentabilidad) que haga un producto de calidad, más allá del dinero que pueden sacar algunos confidenciales gracias a los favores de gobiernos y empresas amigas, con plantillas realmente ridículas. Las dos apuestas más serias por un nuevo medio nativo han sido Soitu, que tuvo que cerrar a los 22 meses de vida a pesar de conseguir un millón de usuarios mensuales, y Lainformación.com, con una fuerte inversión detrás pero que, hasta donde sabemos, está lejos de ser rentable.

Cerrar el contenido y cobrar por el acceso

Reservar el contenido online para quienes pagan es algo que probó El País en 2003 con un resultado más que pobre. A los tres años tuvo que volver a abrir y, por entonces, El Mundo ya lo había superado con creces, algo que todavía hoy está pagando. Eso sí, en términos de prestigio y proyección de futuro, porque dinero, lo que es dinero para mantener una redacción de las dimensiones de cualquiera de los dos periódicos, no saca ninguno.

Si nos vamos fuera de España sí hay ejemplos de éxito. El Financial Times es el clásico ejemplo de medio que se cerró a cal y canto. En líneas generales, le ha ido bastante bien, aunque hay análisis más profundos sobre esto. En los medios generalistas, sobre todo después del fracaso de El País, siempre se ha pensado que no se puede tomar como referencia, ya que es un periódico muy especializado que además es una referencia a nivel mundial, por lo que en el mundo de los negocios muchos profesionales están casi obligados a consultarlo.

The Times hizo de pago su edición digital hace poco más de un año. Rupert Murdoch decidió dejar de proporcionar información gratis y según las últimas noticias, también habían logrado un buen número de suscriptores que compensaron la caída de ventas en papel. "100.000 suscriptores son más valiosos que 22 millones de visitas", dicen en el rotativo londinense.

El muro permeable

The New York Times limitó su edición digital, pero sin cerrarla por completo. Tratan de que los lectores más asiduos, aquellos que abren la web a diario y leen varias noticias, paguen, pero que los internautas puedan seguir llegando a sus noticias, de forma que no renuncian a los ingresos publicitarios. Lo que hacen es permitir que cada persona lea 20 artículos mensuales de forma gratuita, límite que no cuenta si se accede desde buscadores o redes sociales. Sucede que es bastante sencillo engañar al periódico y leer cuanto se quiera. A pesar de ello, han conseguido más de 200.000 suscriptores que pagan por ver todos los contenidos.

El quiosco digital

Los medios españoles han optado por una tercera vía: mantener ediciones gratuitas en internet y vender un producto a través de quiscos digitales. Según el medio, la información es exactamente la misma pero presentada como si fuese un periódico en papel, solo que visto a través de una pantalla de Ipad, caso de El País en Kioskoymas, o hacen una versión reducida y distinta en la web y dejan para el producto de pago un periódico más completo, con todo lo que trae el papel y con algunos elementos multimedia, caso de El Mundo en Orbyt.

Son los casos de los dos principales periódicos españoles, pero aquí todos se están sumando a una de las dos plataformas, que son consideradas por muchos un 'quiero y no puedo', una apuesta conservadora por Internet en la que conseguirán sacar algún dinero a los que están más apegados al formato tradicional del periódico, pero insuficiente para los nativos digitales. Según esta teoría es un parque que no podrá ser un modelo definitivo. Está por ver.

Dos versiones

Otro modelo distinto acaba de salir a la luz de mano de The Boston Globe, que ha decidido hacer dos versiones: una gratuita, más social y con noticias de última hora, y otra de pago, con el contenido del periódico en papel. Utilizarán dos URL, la que ya tenían para el contenido gratuito, Boston.com y una nueva para el de pago: Bostonglobe.com. Aquí se puede ver un análisis más completo de esta nueva propuesta.

Ganar dinero con otros productos

Como contábamos el otro día, la estrategia de algunos diarios es sacar dinero de otros productos distintos al propio periódico, aprovechar el flujo de lectores para vender otros servicios, como está sucediendo con algunos ingleses con el bingo online.

Fórmulas puede haber miles, pero todavía no existe una consolidada y fiable, lo que mezclado con la crisis económica produce una situación para las empresas periodísticas crítica.

martes, 13 de septiembre de 2011

Informe de Social Media de Nielsen (tercer trimestre)

Acaba de publicarse el informe de Nielsen sobre social media del tercer trimestre del año. Resumimos aquí los titulares.
  • Las redes sociales y los blogs continúan dominando el tiempo online (de los estadounidenses) con casi un cuarto del total que dedican a Internet.
  • Casi cuatro de cada cinco usuarios de internet visita asiduamente redes sociales y blogs.
  • Los estadounidenses pasan más tiempo en Facebook que en cualquier otra web.
  • Casi el 40% de los usuarios de redes sociales acceden a través del móvil.
  • Las aplicaciones de redes sociales para móviles son las terceras más usadas.
  • Los usuarios de Internet mayores de 55 años están pilotando el crecimiento del uso de las redes sociales en los móviles.
  • Los hombres son los que más vídeos consumen a través de redes sociales.
  • El 70% de los usuarios de redes sociales compran por Internet, 12 puntos por encima del resto de internautas.
  • Más de la mitad de los usuarios adultos de redes sociales sigue una marca, y un tercio a algún famoso.
  • Tumblr se está convirtiendo cada vez en un actor más importante del social media y ha triplicado su audiencia en un año.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Cuando Facebook era "un sitio de encuentro de antiguos alumnos" y Twitter una "tendencia haiku"

Hace un par de años, cualquier excusa valía para sacar un grupo de Facebook en las informaciones de los medios de comunicación. Una noticia no era nada si no iba acompañada de alguna mención a que había X miles de fans de algo a lo que hacía referencia la información. La moda ahora son los trendings topics de Twitter. La red social del pajarito ha superado a Facebook en menciones (en El País) en lo que va de año. En los últimos meses se habla mucho de Google+, pero de otra forma. Se menciona su nacimiento y se compara con las dos anteriores, pero todavía no hay un rasgo de la red que sirva para completar noticias de forma facilona.

Resulta curioso ir a la hemeroteca de los medios para ver cómo fueron las primeras menciones a las redes sociales. No tenían nada que ver a cómo se ha hecho con la de Google. Entonces eran herramientas extrañas que venían de mano de empresas desconocidas. Para analizar la evolución, hemos cogido como termómetro a El País por su peso y por su hemeroteca online*. (En el cuadro, menciones a ambas páginas en este diario)




La primera mención de Facebook la hace en un reportaje del Cyberpaís de 2005 titulado Las redes de intercambio y los sitios sociales simbolizan el nuevo impulso de Internet. Habla sobre todo de Skype o de BitTorrent y relega a la que hoy es la mayor red social del mundo a una mención en el último párrafo: "Sitios donde se encuentran antiguos alumnos (FaceBook) o se cuelgan las fotos preferidas (Flickr)...". A lo largo de 2006, cuando la red social ya comenzaba a convertirse en algo potente en Estados Unidos, pero todavía pasaba bastante desapercibida por España, El País le dedica cinco menciones. La mayoría de las ocasiones apenas la citan de pasada, como en este reportaje que habla sobre las dificultades de crear una compañía o en esta charla de Juan Luis Cebrián con el consejero delegado de Microsoft. La mayor explicación sobre qué es Facebook llega en junio de 2006 de la mano de un reportaje de Patricia Fernández de Lis con esta descripción: "Su estructura es muy similar a la de MySpace, aunque está más orientado a estudiantes y recién licenciados. En su red hay 7,5 millones de personas y, según comScore, es el séptimo sitio web con más tráfico de Estados Unidos". También ese año se comentan las supuestas ofertas multimillonarias que Google y Yahoo! hicieron por la red.

Las menciones van creciendo año a año y en 2007 Facebook ocupa el primer titular en este periódico. Dice así: "¿Yahoo compra Facebook? Rumore, rumore". Días después, Francis Pisani publicaría el primer artículo en el que se explica ampliamente qué es Facebook y su importancia, con un título bastante descriptivo: Facebook, un nuevo fenómeno.

Ese mismo año, 2007, la palabra Twitter aparece escrita por primera vez en El País. Primero en este artículo de Fernando Puente, en el que muy de pasada se dice que es "el último grito: postear a cada rato qué se está haciendo", y unos días después, de la mano de Pisani, que vuelve a hacer una descripción más profunda del nuevo fenómeno en este artículo: Web 2.0: Twitter o la tendencia haiku. Sin embargo, las dos redes sociales que hoy reinan en el ciberespacio no sumaban las mismas menciones que tuvo en 2007 la fugaz Second Life, de la que se fue dejando de hablar paulatinamente en los años sucesivos.

Vemos que a Twitter le cuesta mucho menos tiempo entrar en los titulares que a Facebook. A partir de entonces, encontramos otros muy directos como Enjuto Mojamuto cuenta su vida diaria en Twitter, La directora de la Biblioteca Nacional apuesta por Twitter o La Expo ya sabe Twittear. Esos titulares denotan que las redes sociales ya son algo más cotidiano, aunque por aquella época a ambas (a una más que a otra) todavía les quedaba un tiempo para su gran auge en España.

Llegamos a 2008, año de campaña, los candidatos se meten en las redes sociales y la gente va oyendo más sobre ellas, pero para su verdadera explosión en España, cuando se convierten en algo muy generalizado, habría que esperar a 2009. Pero ya hace tres años los de Palo Alto consiguieron llegar a los 100 millones de usuarios, cosa que Twitter acaba de lograr. Es en esa época cuando se comienzan a usar los grupos de Facebook como un termómetro de popularidad de personajes e ideas.

Habría que esperar hasta 2009 para que ocurra algo parecido con Twitter. El término "trending topic" aparece por primera vez en este artículo sobre ETA de julio de ese año. Y esa mención no se repite hasta 2010, cuando 85 artículos usan el término. En lo que va de 2011 ya lo han hecho 132 y va decayendo el uso de los grupos de Facebook como medida de popularidad.

*La hemeroteca online de El País es muy completa, pero el buscador no es demasiado bueno y a veces devuelve resultados dispares con la misma búsqueda, por lo que hay un margen de error en las cifras.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Las nuevas fórmulas de ingresos de los periódicos online

Las versiones online de los periódicos están lejos de ser rentables. Los medios tradicionales se devanan los sesos para sacarles rendimiento, pero hoy en día la mayoría se sostienen gracias a los ingresos que genera el papel. El negocio trata de salir a flote con experimentos cuyos resultados están por concretarse: el muro permeable del New York Times, el cierre total del Times o las plataformas de quioscos digitales, como Orbyt, liderada por El Mundo o Kioskoymás, con los periódicos de Prisa y Vocento como máximos referentes.

Es una incógnita hasta qué punto los lectores van a pagar y si lo harán en suficiente medida como para que rentabilizar los diarios digitales, con grandes infraestructuras de personal para un número de visitas insuficiente (en términos de ingresos publicitarios). Las empresas se están planteando ampliar sus marcas a productos que vayan más allá de la información. Tienen un apetitoso grupo de consumidores que frencuentan su página, y piensan que pueden convertirse en una gran plataforma para ofrecer nuevos servicios.

En Inglaterra, los periódicos más populares están probando con el bingo online. The Sun, The Daily Mirror y The Daily Mail tienen uno para enganchar a sus lectores y sacarles el dinero que no consiguen a través de publicidad o suscripciones. Se haría raro ver a periódicos de referencia con productos de este estilo, pero es muy probable que lo intenten con otros.

jueves, 7 de julio de 2011

Nace N35, un diario digital centrado en las fotos

La imagen es la noticia. Con esa filosofía nace N35, un diario digital compuesto principalmente por fotografías. En torno a ellas se informa y se estructuran las noticias. Si no hay foto, no hay artículo.

Según explican ellos mismos, cada día seleccionan las mejores fotografías de las principales agencias (Associated Press, France Presse y Reuters), las que no han tenido cabida en otros medios y conforman un mapa informativo con breves textos que, subrayan "es un resumen conciso y claro de todos los artículos que las agencias han elaborado sobre cada noticia, recogiendo únicamente lo más relevante, sin opinión".

Al entrar en la página una gran foto domina la pantalla. Se pueden seguir viendo otras imágenes, acceder a miniaturas de las fotografías del día o acudir a una de las tres secciones en las que se estructura: sociedad, internacional y deportes. Prentenden conseguir así que sus lectores, "acudiendo a un solo medio y en un tiempo record, queden completamente informados del panorama mundial".

Como concepto es novedoso. Llevado a las redes sociales recuerda a Fotolog, que contaba historias en torno a imágenes. Y decimos contaba porque nada más se supo de esta propuesta que tuvo bastante auge hace un lustro.

Efectivamente, ofrecen fotografías de calidad y atractivas. A favor tienen que si consiguen fidelizar a un público y tienen la pericia para escoger imágenes verdaderamente impactantes que hayan sido olvidadas por los grandes medios, pueden atraer a un gran número de personas a través de redes sociales y agregadores. Los usuarios pinchan más fácilmente en una foto, que se ve en un segundo, que en un largo texto. No hay más que ver los clics que tienen las noticias enviadas a meneame: hay noticias con muchos votos y no tantos clics y otras, basadas en la imagen, que sin tantos meneos consiguen un gran número de visitas.

Pero tienen muchas otras cosas en contra. Es difícil que solo con fotos y un pequeño texto consigan fidelizar a un público numeroso. Entrar a la página y ver simplemente una imagen no creemos que ayude. Va a carecer, por su propia naturaleza, de informaciones exclusivas o reportajes de calidad, aunque tampoco busca esto. Técnicamente no nos convence la maquetación. La letra blanca sobre fondo oscuro es difícil de leer. Las líneas son larguísimas, van de un lado a otro de la pantaya y esto tampoco favorece la lectura. Otro pero: ya que se basa en fotografías, parece escaso que cada noticia tenga una sola imagen, quizá sería más jugoso que hubiese una principal acompañada por una amplia galería. También carece de interacción. No se puede hacer comentarios de las fotos.

En cualquier caso, acaba de nacer y cualquier nuevo proyecto es una buena noticia. Tendrá que madurar e ir modelándose con el tiempo. ¡Les deseamos mucha suerte!

miércoles, 6 de julio de 2011

Facebook se alía con Skype para ofrecer videollamadas

Videoconferencias a través de Facebook con la tecnología de Skype. Esa era la gran noticia que adelantaba la semana pasada Marck Zuckeberg en lo que muchos interpretaron como una respuesta al lanzamiento de Google+.

En la presentación, que se pudo seguir en Facebook Live, Zuckeberg aseguró que cada día se comparten 4.000 millones de cosas y que prevén que el crecimiento sea exponencial. Pero no iba a hablar de eso, sino de comunicaciones privadas. Un nuevo sistema de chat y de mensajería que ya se venían rumiando eran parte de la presentación. Pero el plato fuerte, sin embargo, eran las videollamadas.

En palabras de Zuckeberg, la mejor plataforma social (Facebook) se une con la mejor tecnología (Skype) para ofrecer este sistema de comunicación en un mismo lugar. En la presentación estuvo presente Tony Bates, CEO de Skype. A partir de ahora, bastará con clicar en un contacto de Facebook para comenzar una videoconferencia con él. Se le abrirá una ventana pidiendo esta videoconversación, que lógicamente el otro usuario tendrá que aceptar para conectar su cámara.

Obviamente, no es algo que hayan improvisado en Palo Alto en una semana para responder a Google+, una de cuyas principales novedades eran precisamente llamadas de vídeo simultáneas entre varios usuarios. Pero es muy probable que Facebook haya acelerado esta presentación para volver los focos sobre ellos, la reina de las redes sociales, para recuperar protagonismo con un lanzamiento que es realmente potente.

Notas de prensa: lo importante es difundir el mensaje

Una nota de prensa tiene un objetivo: difundir un mensaje. Y a cuánta más gente llegue, mejor. Eso es así al menos en teoría. Los periodistas y los medios de comunicación son un cauce de amplificación y por eso hay que mimarlos y facilitarles el trabajo, aunque hoy en día no se puede renunciar a usar otras vías como redes sociales, blogs, etc.

En PressPeople pretendemos amplificar aún más ese trabajo, facilitar la labor a los periodistas y a los medios de comunicación, multiplicar la difunsión del mensaje de organizaciones públicas y privadas y poner información de primera mano al alcance de cualquiera que quiera seguir la actualidad de empresas, asociaciones, organismos públicos, etc. En esta labor, contactamos con cientos de gabinetes de prensa, la mayoría encantados con difundir con nosotros sus notas de prensa.

Pero hemos captado actitudes que sorprenden si nos centramos en la premisa fundamental: lo importante es difundir el mensaje. No queremos hacer una pataleta en esta entrada. Pero pretedemos aprovechar esa experiencia de trato con gabinetes de prensa y agencias de comunicación de todo tipo para reflejar métodos de trabajo que creemos que los profesionales de la comunicación debería evitar si quieren ser efectivos para su organización.


Desatender el correo electrónico

Muchos gabinetes de prensa tienen su correo electrónico para mandar notas y parecen no mirarlo cuando reciben consultas. Envían a discreción, en muchos casos a profesionales que jamás pidieron estar incluidos en sus mailings, y después no revisan el correo cuando les piden que les den de baja o cuando los periodistas quieren ponerse en contacto con ellos. Si un gabinete tiene una dirección de e-mail que hace pública para dar con él, debe atenderlo en el momento. Como decimos, hay que mimar a los periodistas y realizar todo el esfuerzo posible para facilitar su trabajo. Irá en beneficio de la organización a en la que trabajamos y de su imagen pública.


Discriminar en el envío de notas de prensa

La nota de prensa es un documento que aspira hacerse público. Es absurdo tratar de ocultarlo o mandarlo solo a una serie escogida de profesionales, porque lo único que se conseguirá será disminuir la difusión y crear una imagen de opacidad que no viene bien a ninguna organización. Si la mayoría de gabinetes pecan por exceso (intentan incluir en su mailing a todo lo que 'huela' a periodista), unas pocas lo hacen por defecto: dejan fuera a profesionales sin motivo aparente.


Mantener las notas solo en la web corporativa

Aunque nosotros pensamos que el correo electrónico no es la mejor forma de difundir notas de prensa (para eso creamos PressPeople), ahora mismo es la más eficaz que hay. Hay gabinetes que simplemente cuelgan las notas en su página web. Si la página dispone de RSS (y no solo del icono naranja, sino de un sistema que funcione), podría incuso tener algún sentido. Pero muchas otras ni siquiera disponen de esta tecnología y remiten a la web para conocer sus novedades. Eso es todo lo contrario a facilitar la tarea al periodista, es obligarle a visitar constantemente la web por si hubiese alguna novedad, cosa que salvo que se trate de un institución importantísima para su labor (y a veces ni eso), no hará.


Más sobre cómo hacer y difundir buenas notas de prensa, en nuestro tutorial para hacer notas de prensa.