lunes, 27 de junio de 2011

Twitter para periodistas

Twitter puede ser una herramienta muy valiosa para los periodistas. Más allá de las típicas diez claves de Twitter para periodistas y similares, el Knight Digital Media Center (KDMC) ha hecho un extenso y documentado tutorial sobre el asunto, aunque también cae en muchas obviedades y consejos para el uso de Twitter de cualquier persona, sean o no profesionales de la comunicación. A los iniciados les parecerán demasiado básicos la mayoría de los temas que trata, pero otros sí pueden tener valor. Además, es una profunda y completa explicación para quien empieza. En resumen, asegura que es una herramienta imprescindible para los periodistas. Hacemos un resumen de sus conclusiones.

En primer lugar, es una herramienta periodística más valiosa que Facebook porque, aunque esta última tiene más audiencia, la forma en la que está planteado Twitter hace que sigamos a quien aporta algo de interés. De los millones de tuits que se escriben al día, muchos enlazan con medios de comunicación, en mucha mayor proporción que Facebook. Además, al ser un canal de comunicación abierto, tiene una mejor relación con los buscadores y es más fácil hacer visible la información para más público así como encontrar contenidos a través de estos motores de búsqueda.

El KDMC resalta la importancia de las redes sociales para dar a los medios de comunicación una voz más humana, la de sus periodistas, para ganar una confianza de los lectores que en muchos casos se ha ido deteriorando. El periodista surge aquí como prescriptor de información, pero también como alguien que opina y narra la actualidad. Surge el problema de diferenciar cuando es la voz del profesional en representación del medio la que habla o la del usuario a título persona. Periódicos como el Wall Street Journal marcan unas pautas a sus redactores para el uso de las redes sociales. El reportaje Mi Twitter también es de mi empresa, en El País, hace un amplio debate sobre este asunto.

El primer paso en Twitter es abrirse una cuenta. Es preferible -siempre según KDMC- abrir una personal y otra profesional si se quiere distinguir bien ambos usos. Escoger un nombre adecuado para la cuenta y que no parezca ridículo es otra decisión importante. A partir de ahí, comienza la búsqueda de gente a la que seguir. Los novatos deben tener en cuenta que esto no es como Facebook. Aunque cada uno le da el uso que quiera, Twitter no es en principio un lugar para encontrarse con amigos. Hay que elegir cuidadosamente a quién seguir para que aporte información valiosa. A partir del centenar de personas o medios que sigamos tendremos un timeline (donde se muestran los tuits) más o menos decente. Pero hay que tener cuidado para que no se convierta en una sucesión de ruidos que no aporten nada. Twitter da las herramientas para buscar y, cuando vayamos siguiendo a usuarios, nos irá mostrando otros similares. Un buen truco es también fijarse en a qué usuarios siguen otros a los que respetemos. Con el tiempo se puede ir variando y dejar de seguir a quienes no aportan nada. En España, Ramón Salaverría ha hecho una completa lista de directores de periódico que usan Twitter que puede ser útil para comenzar. Aunque más allá del metaperiodismo, un profesional también debe buscar aquellas fuentes relacionadas con el área que cubra que les puedan ser útiles.

El siguiente paso es tuitear, con la restricción de los 140 caracteres que impone el servicio. Para ello son muy útiles los acortadores de direcciones, que sirven para poner enlaces comprimidos en caracteres y que no ocupen todo nuestro mensaje. Basta con poner "acortador de URL" en Google para encontrar decenas. Todo lo que se escribe, a no ser que se cierre la cuenta, algo poco común y poco práctico, está a la vista de toda la Red. Esto hay que tener lo en cuenta. Twitter cuenta con unas claves propias a la hora de escribir. Para mencionar a alguien se usa la @ delante del nombre de esa persona, así sabrá que hemos hablado de ella. Los llamados hashtags son etiquetas que se usan para hablar de un tema concreto y poder recopilar todos los tuis referidos a él. Se pueden crear nuevos hashtags o seguir los ya creados usando la #. Una de las mayores potencialidades es el retweet. Lo crearon los propios usuarios para amplificar un mensaje con interés y llevarlo a más gente. Se usaba poniendo las letras RT seguido del @nombre del usuario y el mensaje. Esto permite acortarlo o poner comentarios al inicio del retuit. Twitter más tarde creó un retweet oficial que se hace simplemente con un click, pero no permite modificar el contenido ni comentarlo.

Las listas son otra herramienta valiosa. Sirven para agrupar usuarios que nos interesan según áreas o similitudes. KDMC explica que a los periodistas les puede ser útil hacer listas de otros periodistas, de compañeros del mismo medio, de líderes políticos, económicos, de medios de comunicación, de usuarios que suelan hacer reportes en directo, etc. Otra es la de las búsquedas. Se pueden guardar si es sobre un asunto que solamos seguir y basta con hacer un click para ver todos los tuits relacionados.

Twitter puede ser una herramienta valiosa para reportar en directo. Pero hay que tener en cuenta que no es un juguete. Es un potente medio de comunicación que puede llegar a millones de personas, por lo que lo que se publica, sobre todo si son asuntos profesionales, debe estar tan contrastado como si lo hiciésemos en nuestro propio medio. Hay numerosos casos de errores por precipitación en el tuiteo que menoscaban la credibilidad del periodista.

Por último, el KDMC hace un repaso de buenas prácticas en Twitter. Aconseja al periodista que tenga en cuenta que se trata de una red social, por lo que no basta con reportar o publicar enlaces, sino que conviene socializarse e intercambiar opiniones con los usuarios. Para conseguir que nos sigan tenemos que escribir mensajes interesantes. Las primeras impresiones que un usuario tenga de nosotros serán clave para que decida o no seguirnos. Una foto de perfil adecuada en lugar del huevo que aparece por defecto y una biografía que ponga en contexto qué hacemos (nuestro medio, especialidad, temas de interés) son muy útiles para ello. Seguir gente es el primer paso para que te sigan. Se calcula que el 70% de los que sigamos se harán nuestros followers. Pero eso no quiere decir que no se deba hacer una cuidadosa selección para que nuestro timeline no se convierta en basura.

Más consejos. Buena ortografía (imprescindible para un periodista), escribir en vivo lo que pasa (llevar aplicaciones para móviles) no esperar a que una historia concluya para tuitearla, ser útil para nuestros seguidores (aportar novedades, humor, análisis), preguntar y nutrirse de lo que aportan otros usuarios, no autopublicar en Facebook lo que escribimos en Twitter (ya hemos visto que son dos herramientas distintas a las que no se les puede dar el mismo uso), usarlo para informarnos de cosas que suceden en directo y en las que no podemos estar, promocionar el contenido de nuestro medio (pero no simplemente añadiendo un enlace, sino comentando y explicando por qué se publica.Ttampoco conviene llenar los tuits de autopromoción, se recomienda que este tipo de publicaciones sean una de cada diez).

Además de todo esto, el KDMC recomienda el uso de herramientas para usar Twitter. Si el mejor sitio para usar Facebook es su página web, esto no tiene por qué ser así con Twitter. Hay una gran cantidad de clientes que permiten usar simultáneamente varias cuentas, añadir fotos, mirar analíticas, integración con otras redes sociales, mejor acortamiento de URLs. Ellos recomiendan Hootsuite, que permite cosas tan valiosas para un periodista como programar tuits cuando no estamos delante del ordenador o, si se tiene Mac, la aplicación que hay para Apple.

No hay comentarios:

Publicar un comentario