martes, 15 de noviembre de 2011

Las dos incorrecciones lingüísticas más frecuentes en el periodismo

Los errores lingüísticos en el periodismo están a la orden del día. Quienes deberían dar ejemplo de escritura a un público que cada vez se expresa más mediante la lengua escrita lo hacen de forma negligente y en lugar de guiar en las buenas prácticas del idioma perpetúan errores que serán difíciles de desterrar de los textos en castellano. Hay dos especialmente pertinaces que se oyen y escriben por decenas en cualquier medio todos los días. Son el condicional de rumor y la mezcla de los estilos directo e indirecto.

Condicional de rumor

Es especialmente llamativo porque lo vemos todos los días en titulares, con letras bien grandes. Con una simple búsqueda en Google hemos encontrado estos tres (de cientos) publicados hoy mismo:


En tres noticias de temas dispares encontramos esta construcción copiada del francés que en castellano es incorrecta, como nos recuerda la Fundación para el Español Urgente (Fundeu). Y en los tres casos nos preguntamos: ¿Qué condición se hubiera tenido que dar para que hubiesen sucedido esas tres cosas? Tal y como está escrito, en castellano correcto lo que lleva a pensar es que son acciones que no se han podido realizar porque están condicionadas a otras (que no se nos muestran). Por ejemplo, que Neymar ya habría cerrado su fichaje si hubiese llegado a tiempo a Barcelona, que la baronesa habría pagado 18.000 euros si hubiese tenido ese dinero en el bolsillo o que el cartel habría planeado un atentado si no le hubiese sorprendido la policía.

Pero la intención de quienes la escriben no es ni mucho menos esa y lo que entienden los lectores, a base de ser bombardeados con esta construcción, tampoco. Este tiempo se usa para expresar una probabilidad, un rumor, algo que no se quiere dar como cierto al cien por cien, pero que se insinúa como verdadero. Para empezar, no sólo es una mala práctica lingüística, sino también periodística. Si el hecho no se sabe a ciencia cierta, no se debería publicar y si se publica es porque está confirmado. Si nos olvidamos de este detalle sin importancia, si lo que pretendemos es contar algo que es muy posible pero que no podemos dar por cierto, hay decenas de construcciones correctas para hacerlo. En el caso de que no nos atrevamos a afirmarlo porque lo han dicho otros se pueden usar expresiones como según: "Neymar ha fichado por el Barça, según su representante". "Dicen", "creen que", "posiblemente", "es muy probable", "todo apunta a", "salvo cambios de última hora" son otras fórmulas más adecuadas.

Un caso muy frecuente de uso del condicional de rumor es en las noticias judiciales, en las que la policía o un juez atribuye un delito a alguien. Los medios, que no quieren convertirse en acusadores, emplean la construcción para dar a entender que esas acusaciones no son suyas. Se ven cosas como esta: "El político habría robado 500 millones". Se puede decir bien de otras muchas formas sin que el medio se convierta en juez: "El político, sospechoso de robar 500 millones", "El político, acusado de robar 500 millones", "El político, imputado por el robo de 500 millones", "El político, supuesto ladrón", "Presunto robo de 500 euros por parte del político".

En ocasiones, el exceso de celo lleva a construcciones como esta de ABC:
"Supuestamente, una empresa vinculada a Urdangarín habría percibido unos 300.000 euros"
Si es supuestamente, ya estamos diciendo que no es 100% seguro, que es solo una suposición ¿para qué redundar en el rumor con ese incorrecto "habría"?

Uso incorrecto de estilos directo e indirecto

La teoría es simple: el estilo directo se utiliza para emplear palabras textuales y entrecomilladas del que habla y el indirecto para contar lo que dice en tercera persona y sin necesidad de ser literal. Para contar una historia se puede usar uno u otro a discreción, en función de cuál se adecue mejor a nuestro relato. Lo que no se debe hacer es mezclar los dos, que es lo que también pasa día tras día, cientos o miles de veces, sobre todo en medios de comunicación escritos.

Vamos con ejemplos. Cojamos un fragmento de un discurso. Nos gusta este del gran periodista Miguel Mora.

"Yo solo sé que de tanto mirar al futuro, nos estamos olvidando de mirar atrás para saber lo que somos".

Para reproducir este fragmento, podemos hacerlo de dos maneras. Con estilo directo, que vendría a ser algo así:
En su discurso de anoche, Miguel Mora dijo: "Yo solo sé que de tanto mirar al futuro, nos estamos olvidando de mirar atrás para saber lo que somos".

O así
"Yo solo sé que de tanto mirar al futuro, nos estamos olvidando de mirar atrás para saber lo que somos", dijo Miguel Mora en su discurso.

O con estilo indirecto, que podría ser algo como esto:
El periodista Miguel Mora afirmó que solo sabe que de tanto mirar al futuro los periodistas se olvidan de "mirar atrás" para saber lo que son.

Dentro del estilo indirecto también podemos entrecomillar fragmentos que se digan literalmente. Lo que no podemos es mezclar ambos estilos como se suele, de una forma parecida a esta:
El periodista Miguel Mora afirmó que "yo solo sé que de tanto mirar al futuro, nos estamos olvidando de mirar atrás para saber lo que somos".

Queda muy clara la incorrección cuando se lee en voz alta y da la sensación de que es el narrador y no Miguel Mora, el que sabe que se está olvidando de mirar atrás. Por eso es un error que se produce menos en televisión o en radio, aunque con todo, tampoco es raro.

Un ejemplo muy claro de cómo se reproducen estas incorrecciones son las noticias de El Mundo Today. Este periódico que satiriza la realidad, imita el estilo de los diarios que dan noticias verdaderas. Y en esa imitación, incluye el mal uso de los estilos, como podemos ver en casi todas sus informaciones. Este es solo un ejemplo:
Martínez reaccionó con incredulidad, insistiendo en que “lo que decís vosotros es otra cosa".

Cuando lo correcto habría sido:
"Lo que decís vosotros es otra cosa", reaccionó con incredulidad Martínez.



2 comentarios:

  1. Otro error que vi hace poco en el País:

    Rubalcaba advierte que Rajoy “no peleará en Bruselas y seguirá el dictado de Aznar”

    Eso significa que Rubalcaba acaba de darse cuenta de que [...]. Deberían haber usado "advierte de que" para indicar que Rubalcaba informa de que [...]

    ResponderEliminar
  2. En realidad sí esta admitido el advertir sin la preposición 'de' en este caso. El uso era tan generalizado que acabó normalizándose, como pasará con los dos ejemplos que hemos puesto si no se corrigen.
    http://buscon.rae.es/dpdI/SrvltGUIBusDPD?lema=que%EDsmo
    Sin embargo, El País en su libro de estilo sí que hace la diferenciación de los significados entre con de o sin de (va más allá de la academia):
    http://estudiantes.elpais.com/libroEstilo/dic_ad.asp

    ResponderEliminar