martes, 1 de noviembre de 2011

¿Qué es más importante, ser el primero en informar o ser el mejor?

Las primicias están perdiendo importancia en la profesión periodística. Solo un 25% de los que trabajan en medios digitales las consideran fundamentales, por un 42% de quienes trabajan en soportes tradicionales, según un sondeo de PRWeek recogido por el blog Clases de Periodismo.

“Las primicias están muriendo (…) Hay un creciente énfasis en el análisis y en la curaduría de contenidos online. En lugar de ser el primero en difundir una historia, los nuevos medios quieren proveer otro lado de la noticia”, señala el informe.

Sin encuesta de por medio, esta es la impresión que da. Con Internet, el medio que informe primero de una noticia probablemente solo lo haga unos minutos antes que el segundo, el tiempo que (en el peor de los casos) tarde en fusilarlo. Por eso, muchas veces percibimos como más importante que la información esté bien explicada, con suficientes enlaces de contexto, con buenos gráficos, que tener la información los primeros.

Muchos medios digitales, por esta razón, concentran pocos o ningún esfuerzo a conseguir noticias y se vuelcan en explicar bien lo que han conseguido otros. Tampoco hay que ir a Internet, los telediarios llevan toda la vida nutriéndose en buena parte de lo que publican los periódicos.

Esto no es malo de por sí, pero nos remite a uno de los problemas que se plantean en el periodismo moderno. Analizar una noticia es mucho más barato que conseguirla. El tiempo y los medios necesarios para conseguir verdaderas primicias no están al alcance de cualquier medio, requiere de profesionales experimentados, con autonomía, recursos y fuentes para sacar informaciones que nadie conocía antes.

Con la cultura que se está imponiendo de "que consigan las noticias otros", con los medios de comunicación cada vez más precarios y con menos plantilla, corremos el riesgo de llegar a un punto en que nadie consiga las noticias y todos estén esperando a analizarlas y que muchas de esas cosas que alguien en algún lugar del mundo no quiere que se conozcan, sigan sin conocerse. Y esto no hace bien a la profesión ni a la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada