miércoles, 14 de marzo de 2012

Cinco aplicaciones móviles para periodistas

Hay aplicaciones para dispositivos móviles que pueden ser especialmente útiles para los periodistas. Recopilamos las cinco que nos parecen más interesantes entre las que publica la web journalism.co.uk.

Expense Magic. Especialmente útil para autónomos

Esta aplicación de móvil sirve para organizar las facturas. Las fotografías con el móvil y las archivas para poner en orden los gastos. Es gratuita con una versión premium. Está disponible en sistemas Apple, pero pronto estará también en dispositivos Blackberry y en los que usen Android.

Kooaba Shortcut. Para los que recortan el periódico

Con esta aplicación haces una foto a una página de periódico y busca en internet su versión en PDF. Si está disponible, la archiva. Con ella no hace falta andar recortando un artículo que nos interesó. También es útil para los clippings de las agencias de prensa. Es gratuita. Para Apple.

Zite. Un sitio para toda la información

Auna en una misma aplicación lo que te llega de redes sociales y RSS. Es gratuita. Para Iphone e IPad.

ISaidWhat? Una grabadora online


Sonar. ¿Qué contactos están cerca?



lunes, 5 de marzo de 2012

Colección de muletillas y giros 'periodísticos' que deberíamos erradicar

Un giro lingüístico original en una pieza informativa (ya sea escrita o audiovisual) puede ser una buena forma de enganchar al espectador / lector. Hace años se acuñaron algunos que dejaron de ser originales hace lustros por el absoluto abuso que los profesionales hacen de ellos. Su utilización no muestra otra cosa que la falta de ideas, de creatividad y el atocinamiento mental de quien repite una y otra vez frases que se han convertido en clichés absurdos que ya no quieren decir nada. Inspirados en esta ocurrente sátira sobre la crisis del periodismo, queremos recopilar unos cuantos de ellos que, sin ser necesariamente incorrecciones gramaticales o sintácticas, no merecen otra cosa que desaparecer (se admiten aportaciones).

  • "¿No es así?". Se suele usar hasta la extenuación para dar paso a informaciones en televisión y radio. Y sí, siempre es así, porque de lo contrario querría decir que el guión del presentador está mal. Así que si sabemos cuál es la respuesta, mejor evitar la pregunta.

  • "No apto para...". Suponemos que esto pudo tener su gracia cuando se dijo por primera vez. Pero de eso debe de hacer ya mucho, mucho tiempo. Ahora el "no es apto para" seguido de cualquier calificativo que muestre una debilidad humana por el tema del que se trata es diario. ¿Seguro que no hay otras formas de mostrar las peculiaridades de un acontecimiento?

  • "Que A es B, ya lo sabíamos. Lo que no sabíamos es que A es C". Sustitúyanse las letras por cualquier hecho real (o, según el medio, inventado). Por ejemplo: "Que Piqué juega bien al fútbol ya lo sabíamos. Lo que no sabíamos es que además se le da bien la pasarela". ¿Por qué empieza diciéndonos algo que ya sabíamos, que es justamente lo que no hay que hacer en una noticia?

  • "Balance de víctimas". ¿Cuál es el resultado de ese balance, vivos menos muertos?

  • "Y es que". ¿De verdad no hay otra forma para unir dos frases? Pues a veces lo parece.

  • "Y si no...". Quien dice (o, menos frecuentemente, escribe) esto parece pensar que el espectador duda de él. "Ha caído una nevada espectacular. Y si no, miren estas imágenes". ¿Y si no qué? ¿Si no le creen? ¿Por qué iban a dudar de él? Bueno, pensándolo bien, a lo mejor esta última pregunta es la clave...

  • "La diversión está garantizada". ¿Sí? ¿Y si no me divierto el periodista me devuelve el dinero? ¿Le han pagado por decir el eslogan o se le ha ocurrido a él solito?

  • "Así lo (dijo, declaró, afirmó...)". Poner unas comillas seguidas de esta fórmula puede ser una manera de variar la redacción o locución de unas declaraciones. El problema llega cuando es más abundante que otras fórmulas a las que intenta sustituir.

  • "Y nunca mejor dicho". No hay cosa menos humilde que usar esta expresión tras algo que hemos dicho nosotros mismos. Si estaba tan bien dicho, no hay necesidad de recalcarlo.

  • "Las reacciones no se han hecho esperar". Lo peor de esto es que muchas veces se emplea cuando ha sido el periodista el que ha buscado expresamente esas reacciones.

  • "Parece que". ¿Cómo que parece? El periodista debería dar certezas, no suposiciones. Si en algún momento tiene que dar informaciones que no están totalmente confirmadas, seguro que hay otras maneras.

  • "Pistoletazo de salida". Lo que en su momento pudo ser una curiosa metáfora deportiva se ha convertido en una forma casi invariable para decir que algo empieza.

  • "Luz verde". Idem del anterior.

  • "Escasas horas, minutos". Venga, seguro que hay más maneras de decir que a algo le queda poco.

  • "Espectáculo dantesco". Es un ejemplo de abuso y, en ocasiones, de mal uso. Se debería emplear para algo que "causa espanto", según la RAE, pero ahora se utiliza para casi todo lo sorprendente.

  • "Como vemos en imágenes". Lo raro sería verlo en sonidos.

Y así, hasta el infinito. ¿Se os ocurre alguna más?
(A continuación, las aportaciones de los lectores)

  • "Saltar, encender, disparar todas las alarmas". Siempre son "todas", con una sola no vale.

  • "Mítico". Una sala de conciertos con 15 años de vida es mítica. Un anuncio ochentero es mítico. Todo es mítico.